Trucos para armar la lonchera del colegio

Trucos para armar la lonchera del colegio

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Las loncheras de nuestros peques varían según la rutina y el horario. En el caso de #BabyNachito, tiene que llevar desayuno y almuerzo, por lo que a veces es fácil que se agoten las ideas.

A veces me gustaría poder mandarle todos los días lo mismo, lo más fácil y rápido de preparar, en especial cuando me invade el cansancio, pero qué maldad sería para él. ¿A quién le gustaría repetir menú todos los días?

Con el tiempo he aprendido algunos truquitos para mantener las loncheras divertidas, nutritivas y (me gusta pensar que) deliciosas. Y la verdad es que no hay mayor satisfacción que verlo comer con gusto.

Truco #1: Busca el momento adecuado

Soy fiel creyente de que para que la comida quede rica, hay que prepararla con amor, o al menos con buen humor. Durante un tiempo, preparaba las loncheras en la mañana, con el ajetreo de arreglarme para el trabajo, ponerle el uniforme a #BabyNachito, etc.

Descubrí que el mejor momento para mí es en la noche, después de que todo el mundo esté recogido y tengo la cocina para mi sola. Aunque me acueste más tarde, puedo dormir un poquito más en las mañanas y sacar la comida ya lista.

 

Truco #2: Prepara por adelantado

Aunque dije que no me gusta ponerle a Ignacio lo mismo todos los días, esto no quiere decir que no pueda repetir ingredientes.

Por ejemplo, si el lunes le hago unas papitas hervidas, el martes le puedo hacer un puré, y el miércoles unas croquetas. Si el lunes hago arepitas, uso esa misma masa para hacer palitos de queso el martes y empanaditas el miércoles.

De alguna manera, podemos ver los ingredientes como pokemones que evolucionan a medida que avanza la semana

via GIPHY

 

Truco #3: Piensa en saludable

Nuestros peques deben mantener una alimentación balanceada, por lo que es súper importante mantener las loncheras nutritivas. Cuando cocino, pienso en la regla que me enseñó la nefrólogo de #BabyNachito: 25% proteína – 25% carbohidrato – 50% vegetales.

Lo más obvio serái mandarles pollo, arroz y ensalada todos los días, por eso aquí es donde la creatividad es clave, especialmente porque no a todos los niños le gustan los vegetales. Lo que me lleva al siguiente punto…

 

Truco #4 “Esconde” los vegetales

No importa si a tu peque le gustan o no los vegetales, comer ensalada todo el tiempo debe ser un fastidio, sin ofender a los veggies. La verdad es que yo parezco una niña y no soy fan de los vegetales, por lo que esta técnica lo uso para mí también y la verdad es que he aprendido a quererlos.

Este truco está en la presentación. Prepara un arroz o una salsa de pasta con vegetales picaditos, raya un poco de zanahoria o remolacha en las panquecas o arepas,

Ojo, también es importante ofrecerle los vegetales al estilo “normal”.  Este truco es principalmente para variar.

Truco #5 Estudia a tu comensal

Así como un león a su presa, debemos observar y analizar el paladar de nuestro comensal. Trabajemos con lo que le gusta y busquemos la manera de ofrecerle de una manera que le agrade esos alimentos que no le encantan.

¡Lo mejor de estos trucos que también le sirven a toda la familia! Si mamá y papá deben llevar almuerzo al trabajo, también disfrutar de los ricos platos de los niños.

 

Truco #6 Piensa en las maestras

¿Sabes esos días en los que tu hijo no quiere comer, se para de la silla o saca las cosas del plato? Ahora imagínate eso con varios niños, al mismo tiempo. Pensemos también un poco en la comodidad de las maestras.

Mandemos cosas que sabemos que nuestros niños puedan comer solos o que sea fácil de ofrecerles. Por ejemplo, pollo picadito o en pedactios pequeños.

Si quieres ver las loncheras diarias de #BabyNachito, sígueme en mi instagram @happysloppymom. En mis historias comparto todas las mañanas. 

¿Te gustó este post? ¡Comparte con tus amigos!

Related Post

Related Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *