Mami Mami fit Tips

Tips para empezar un estilo de vida saludable

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

¿Ya vieron mi progreso del reto #RecuperaElJean?

Como les conté en mi cuenta de Instagram, finalmente después de 1 año logré empezar mi camino hacia un estilo de vida saludable y recuperar mi ropa pre-bebé.

¡Y mira mis resultados!

 

Así que ahora sí tengo bases para decir cómo empezar un estilo de vida saludable, desde la experiencia exitosa y  los errores en el proceso.

Después de dar a luz, existe una presión por volver al “peso ideal”, incluso las que nunca hemos estado ahí. Vemos celebridades o influencers que están dignas y fabulosas, vemos a nuestro jean favorito que nos observa desde el closet.

Entre las redes sociales, lo que vemos en la cine o las revistas, las comparaciones, el body-shaming vs el body-positvity, el tema de imagen corporal ha estado cambiando mucho en los últimos años, pero de alguna manera sigue siendo también un tormento para muchas mujeres.

Creo que cada mujer debe hacer lo que mejor le parezca, lo que la haga más feliz. Nuestro cuerpo es una de nuestras maneras de sentirnos empoderadas, no para tratar de complacer a los demás o de seguir estereotipos.

¿Ajá, entonces por qué quieres perder peso? Además de que quiero volver a mis jeans, quiero sentirme bien por dentro. Hice un cambio de hábitos, no solo para verme bien por fuera, sino para mejorar mi salud en general. ¡Y es increíble la diferencia que hace un pequeño ajuste!

Desde que empecé un estilo de vida saludable, me enfermo menos, me siento con más energía, duermo mejor, soy más fuerte, tengo más confianza, menos ansiedad. Y mientras mejoro mi calidad de vida, pierdo unos centímetros en el camino.

Para empezar estos viernes #FitnessFriday, quiero compartir con ustedes esa nueva rutina que me ha ayudado a ser más saludable.

  ** es importante destacar que no soy profesional en esta área. Recuerda asesorarte con expertos, nutricionistas, entrenadores o afines. 

 

1-Identifica por qué no estás donde quieres estar. 

Durante el embarazo aumenté muchísimo peso. A #BabyNachito (o a su mamá realmente, no sé, quizás) se le antojaban comer todo lo chatarra, dulce y grasoso que se le pasara por el camino. Él desde la barriga me obligaba hasta a comer leche condensada sola (o quizás yo misma, no sé, quizás). Y esto seguía así después de que di a luz.

Con el tiempo, llegué a estar más pesada que cuando lo tenía en la panza. ¿Por qué? Identifiqué que estaba usando la comida como manera de calmar mi ansiedad. La idea es tener una relación saludable con los alimenetos. ¿Solución? Buscar otra manera de drenar.

A mí me funciona mucho el yoga, dentro y fuera del mat, y en general hacer ejercicio. Ya no me genera ninguna emoción el comer por comer. Obvio AMO comer, sigo amando la pizza y el chocolate, pero ya no lo hago como una manera de escape.

 

2-Activa el poder de tu mente

La solución no es una píldora mágica ni una dieta líquida de 3 semanas. Esto es dedicación y constancia, fuerza de mente y de voluntad. Es muy fácil estar 2 horas en un gimnasio, el problema es como te comportas las 22 horas restantes.

 

3- No te compares

En este mundo de likes y follow, nada es lo que parece. ¿Se acuerdan de la frase “la mujer de la revista no se ve como la mujer de la revista”? Lo mismo pasa en las redes sociales.

En Instagram vemos mujeres perfectas, con cuerpos perfectos y todo maravilloso, pero recordemos que obvio siempre vamos a querer mostrar lo mejor, siempre vamos a buscar la mejor pose.

Recuerda que tú eres tú, no tienes que ser nadie más. Recuerda que este proceso es tuyo y para ti.

 

4- Empieza el día con agua tibia con limón

Y esto para mí ha sido clave. Me ha ayudado a combatir la inflamación y prevenir molestias estomacales.

 

 

5. Haz un diario de comidas

Sí, qué fastidio, lo sé. No necesariamente tienes que hacer un diario de comida, ni tampoco contar tus calorías. Respeto y admiro a las personas que lo hacen y que les funciona, pero yo como comunicadora que soy, no me acuerdo ni de sumar.

Pero sí es recomendable, al menos al principio mientras nos acostumbramos, llevar un control de nuestros hábitos. Yo tenía un cuadernito en el que todos los días mantenía un checklist. Desayuno saludable? check. Merienda saludable? Check. Ejercicio? Check.

Con el tiempo y progreso, podrás seguir tu rutina de manera automática.

 

 

6. Aprende a cocinar

No tienes que ser Rachel Ray o Sasha Fitness, pero sí es importante tomar las decisiones correctas. Consulta con un nutricionista o busca la infinidad de recetas (buenas y verídicas) que hay en internet. Cocinar en casa es una de las mejores maneras de asegurarnos de que el combustible del cuerpo sea lo más limpio posible.

Si eres dulcero, no tienes por qué renunciar a los sabores que te gustan. Aprendiendo a cocinar puedes preparar postres ricos y a la vez nutritivos. Todo es ensayo y error.

 

7. Encuentra un ejercicio que te guste

Jamás pensé que yo amaría un gimnasio. Antes me parecía aburrido estar en un salón montada en una máquina. No estaba segura al principio, pero igual me animé a hacerlo. Y ahora me encanta. Nada me hace sentir más orgullosa de mi misma que ver cómo mi cuerpo se fortalece y moldea, de lo que puedo lograr.

Lo mismo con el yoga. Antes habían posturas que pensaba que jamás lograría y cada vez las domino mejor. Explora tu cuerpo y haz algo que te apasione. Por que como dijo Elle Woods, “el ejercicio te da endorfinas, las endorfinas te hacen feliz”.

via GIPHY

 

7. Date tus gustos

La vida es una sola, y el postre solo va al corazón. Cómete ese chocolate, sal a comer pizza con tu familia, tómate ese coctelito con tus amigas. Solo no te aloques.

 

8. Toma té, infusiones y smoothies

Otro truquito para combatir la inflamación. Toma té verde, si es posible todos los días. Y aprende a preparar infusiones caseras. Entra aquí y mira mis recetas favoritas y conoce sus beneficios.

Por otra parte, los smoothies son meriendas saludables, naturales y deliciosas, que ayudan a controlar las ganas de tener un saborcito dulce en el paladar.

 

Y finalmente…

¡Haz mi reto #MommyDetox! En enero hice un reto de 30 días que compartí en mis redes sociales en el que cada día hacía un cambio en mi rutina para así empezar un estilo de vida saludable. ¡Y funcionó! Entra aquí y hazlo tú también.

 

¡Disfruta el proceso! Disfruta de tu cuerpo y de encontrar tu poder en tu piel. Fuerza de espíritu, fuerza de mente y fuerza de corazón.

¿Qué truquitos les funciona a ustedes? ¿Tienes alguna pregunta? Déjame un comentario o escríbeme a mis Instaram @happysloppymom

Related Post

Related Post

About Author

hola como estas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *