Fitness Fitness & Yoga

Cómo empezar el gimnasio y no morir en el intento

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Decidiste que querías hace ejercicio. Averiguaste, pagaste la membresía. ¿Y ahora? ¿Cómo empezar el gimnasio?

Cuando vamos por primera vez al gym, es fácil que nos invadan todas nuestras inseguridades. ¿Y si me miran? ¿y si lo hago mal? ¿y si no me sé comportar?

Lo sé porque en mi primer día, por más motivada y dispuesta, sentía que quizás no pertenecía ahí. Admito que fue intimidante ingresar gordita y con mi ropa lavadita a un mundo de niñas explotadas, música a todo volumen y jevos que gruñen y lanzan pesas (aunque esto sigo sin entenderlo)

Supera tus inseguridades

Si tú estás empezando y te sientes así, déjame decirte que:

1. Nadie te está viendo. Ni si quiera cuando estás haciendo contacto visual con alguien. Esa persona está concentrada en lo suyo y tú en lo tuyo

2. No les importas. Eso sonó feo, pero me refiero a que nadie te está juzgando ni te está vigilando. Cada quien va al gym a trabajar en sí mismos, en su proceso, en sus rutinas. La gente boba que juzga es una minoría y deberían enfocar esa energía en su cuerpo y su proceso

3. Está bien si lo haces mal. Hasta el más pro del gym algún día fue principiante. Todos estamos aquí para aprender y mejorar.

4. Es una comunidad. Te vas a encontrar con personas que te ayudarán, te motivarán y harás nuevos amigos

Ponte tus audífonos si quieres aumentar esa sensación de estar sola contigo misma o si quieres desconectarte de tu alrededor. Deja la bobada y disfrútalo.

Dicho esto, entremos en materia. Cuando empezamos una nueva rutina hay muchas cosas que tomar en cuenta. Medidas de seguridad, uso adecuado de las máquinas, forma correcta de los ejercicios.

Cómo empezar el gimnasio

Tips básicos: ¿Cómo empezar el gimnasio?

-Consulta con un médico: Especialmente si estás embarazada o en post parto, si estás recién operado o tienes alguna lesión o condición especial.

-Concéntrate y entrégate: Pon toda tu energía física y mental en lo que estás haciendo. Regálate ese momento para ti y solo para ti. Conecta tu mente con tu cuerpo y sentirás la diferencia.

-Sé constante: De esta manera podrás ver resultados. Mantén la disciplina, hasta en los días en los que tengas fastidio, exígete siempre un poco más

-No olvides acondicionar antes de y a estirar después. Así evitas lesiones y cuidas más tus músculos.

-Utiliza ropa y calzado adecuado para la actividad que realizas. Un zapato incómodo te puede causar lesiones. Una ropa incómoda te puede distraer o molestar. Y un outfit que te guste te dará más confianza en ti misma

Te recomiendo: Todo lo que he aprendido desde que empecé un estilo de vida fit

Organiza tu rutina de ejercicio

Empieza con ayuda de tu entrenador hasta que aprendas a hacerlo por ti mismo. La manera más efectiva es crear una rutina semanal.

-Invierte en un plan personalizado. Un entrenador profesional te explicará cómo entrenar según tus condiciones y metas. Aprende todo lo que puedas hasta que sepas hacerlo por ti mismo.

-Organiza según grupos musculares: Estos se dividen en tren superior, espalda, pecho, hombros, bicep y tricep, y tren inferior, cuádriceps, glúteo, aductores, abductores y pantorrilla. Entrena intercalando cada grupo para que tengan el tiempo adecuado para descansar.

Por ejemplo:
Lunes: Inferior: – Cuádriceps y femoral
Martes: Superior – Espalda y hombros
Miércoles: Inferior – Glúteos
Jueves: Superior – Pecho, bícep y trícep
etc..


-Incluye cardio: No necesariamente debes hacer 2 horas en la caminadora para ver resultados. El mundo del cardio es muy amplio. Puedes hacer rutinas HIIT de alta intensidad en corto tiempo, puedes hacer clases de baile o spinning, correr, saltar cuerda. Busca una actividad que se adapte mejor a ti, pero nunca lo dejes de lado. El éxito está en la combinación de cardio y pesas.

-Acondiciona antes de empezar. Puedes hacer 10 a 15 minutos en la caminadora o elíptica, así tu cuerpo entrará en calor y se preparará para lo que viene. Al terminar recuerda tomar un tiempo para estirar.

-Descansa. Nuestro cuerpo cambia y progresa según el tiempo que le demos para descansar. La línea entre exigirnos y agotarnos puede ser muy delgada. Aprende a tener un equilibrio entre lo fit y lo fat. Está bien si te enfermaste y no puedes hacer ejercicio, está bien tomarte un par de días para reposar, está súper bien tener cheat meal, está bien si tienes dos cuadritos de chocolate. Balance.

Cambia tu alimentación

De nada sirve hacer ejercicio si no haces cambios en tu rutina de alimentación. ¡Créeme! Eso es lo fácil. Difícil es controlar lo que entra en nuestro organismo.

Así quieras perder peso, aumentar masa muscular, mantenerte. Sea cual sea tu meta, la alimentación juega un factor clave. Igualmente, consulta con especialistas o tu entrenador que te indique cómo lograrlo.

No hay una forma perfecta y correcta de tener un estilo de vida saludable. Todos somos diferentes y tenemos nuestro propio camino en el que tendremos altos y bajos. Lo importante es aprender de nuestros errores, encontrar nuestra mejor versión, conectarnos con nosotros mismos y mejorar nuestra salud en cuerpo, mente y alma.

¡No te desanimes, ten paciencia y sé constante!

Te recomiendo: Recetas saludables y libres de culpa

Sígueme en Instagram

About Author

hola como estas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *