Browsed by
Category: Chiquititos

Primeros días de lactancia materna: Lo bonito, lo malo y lo feo

Primeros días de lactancia materna: Lo bonito, lo malo y lo feo

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Entre las grandes preguntas que te haces (o que hacen los “opinólogos”) cuando llega tu bebé, siempre destaca “¿le vas a dar pecho o fórmula?”. Para mí, el tema de la lactancia materna puede desviarse, incluso ser radical.

Existen personas que satanizan la leche artificial, como si fuese lo peor que una madre le puede hacer a su hijo. Por otra parte, hay quienes no creen en los beneficios de la leche materna o creen que solo sirve durante las primera semanas.

Aunque se han hecho muchos estudios, hay mucha ignorancia, hay gente haciendo un trabajo importante a favor de la lactancia materna y gente metiche, lo cierto es que esa decisión le pertenece a cada madre, pero ese tema es para otro post.

Hoy les quiero contar mi experiencia durante los primeros días. Desde el embarazo estaba decidida a dar lactancia materna exclusiva, porque sí creo que es el mejor alimento para los bebés. Me preparé de todas las maneras posibles, leí, investigué, fui a cursos, pero cuando llegó el momento, me congelé.

Por suerte, el papá de #BabyNachito sí se acordó de la clase de cómo colocar al bebé (pregúntenle si se acuerda de algo que aprendió en la universidad), y nos visitó una querida amiga que fue consultora de lactancia.

Ambos me brindaron apoyo. El primer día no tomó mucho, me “desleché” como un grifo que dejaron abierto. Poco a poco, mi peque fue agarrando el pecho. Era algo nuevo para ambos.

En la primera semana, lloraba cada vez que le daba de comer, estaba convencida de que no tomaba lo suficiente. Tenía pezones planos, otro término que jamás pensé que existía, pero decidí no comprar la tetina para el pecho.

Hasta me dio mastitis, pero poco a poco nos fuimos adaptando. Asistí al consultorio de unas de las mejores consultoras de que me enseñó todo lo que necesitaba saber. Y disfrutamos poco más de un año de lactancia materna, mixta a partir de los 8 meses.

Lo bonito:

-Se forma una increíble conexión entre mamá y bebé.

-Papá también puede formar parte de este lazo, acariciando a mamá y bebé, hablándoles, cantando. Cualquier cosa que les haga sentir seguros, amados y felices, hará que esa comidita sea más rica.

-Como si hacer un bebé y traerlo al mundo no fuese suficiente, sentí mayor respeto por el cuerpo humano… por mi cuerpo… al ver que es capaz de alimentar y nutrir física y emocionalmente.

Mi #flashbackfriday cuando empezamos el curso de #masajeinfantil ♡ #BabyNachito no solo toma pecho cuando tiene hambre. También cuando tiene sueño, miedo o tiempo sin verme 👶La conexión mamá-bebé es impresionante y se transforma a medida que pasan los meses, pero papá también forma parte de la #lactanciamaterna👪Aquí @djcrissvzla le estaba haciendo masajes en una pierna y el enano estaba drogui de relax😂Gracias porque me haces sentir más cómoda y por tus caricias a Ignacio. Y gracias a todas las personas que de una manera u otra han favorecido nuestro proceso. En la #SemanaMundialDeLactanciaMaterna también celebro por esos papás, tías, abuelos, amigas que defienden y apoyan la lactancia #SMLM #SMLM2016 #worldbreastfeedingweek #freetheniple #breatsfeeding #momlife Foto: @yleana.acosta en @homework.vip

A post shared by Ana María Sandoval (@anamsandoval17) on

Lo malo:

-La lactancia materna es demandante. El cuerpo se cansa más rápido, se debe cuidar mucho lo que se consume, debes parar de hacer cualquier cosa que estés haciendo si a tu bebé le da hambre.

-La sociedad, que dice que debes taparte porque es algo asqueroso, aunque modelos y actrices haciendo topless es “arte” o “sexy”, aunque en Venezuela no es algo que cause rechazo.

-Los babosos, que buscarían cualquier ángulo en el que no se atraviese la cabeza del bebé para poder ver una bubie.

 

Lo feo

-Pierdes tus bubies para siempre. Depende de cada mujer y cada cuerpo, pero por lo general salen afectadas. Las mías pasaron por unas mastitis y varias mordidas.

¿No creen que el papá de la criatura que me las expropió debería comprarme unas nuevas? Quizá esto también es tema para otro post.

El punto es que la lactancia materna no es juego, pero al final todo vale la pena.

 

10 “problemas” que son normales en recién nacidos

10 “problemas” que son normales en recién nacidos

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Cuando nuestros peques están recién nacidos estamos pendientes de todos lo detalles. Mientras conocemos a esa personita y creamos rutinas y dinámicas, observamos cosas que nos pueden alarmar.

Quizá tu bebé un día amanece con una pequeña cicatriz en el rostro o notes que está estornudado muy seguido o llorando más de lo normal.

En este post presento los 10 principales “problemas” más comunes y cómo solucionarlos.

1. Pañalitis

Es una irritación común que en el área del pañal. Ocurre cuando el niño lo tiene puesto mojado por mucho tiempo o cuando presenta alguna alergia. 

-Solución: Aplica en el área afectada crema para anti-pañalitis o vaselina y deja que pase unos minutos al descubierto. Para prevenir, lava a tu bebé con agua y jabón, especialmente cuando cambies su pañal con popó.

2. Estornudos

Los recién nacidos estornudan… mucho. No es motivo para correr al pediatra. Durante las primeras semanas, descongestionan sus vías nasales y respiratorias después de 9 meses nadando en líquido amniótico.

3. Hipo

Se produce por una irritación en el diafragma y es muy común en los recién nacidos. Por lo general se genera cuando come muy rápido, pero no hay motivo específico. Esto no hace ningún daño a tu bebé, más allá de la incomodidad.

-Solución: Esperar 5-10 minutos. Suele desaparecer solo. Las abuelas aplican la técnica del hilito en la frente. (A mí me enseñaron que únicamente lo debe poner mamá y lo debe mojar con su saliva)

4. Gases y buches

Los bebés pueden tragar un poco de aire al comer, especialmente si toman tetero. Es común que devuelvan un poco de leche debido a la inmadurez de su sistema digestivo.

-Solución: Saca bien los gases después de cada comida con palmaditas firmes y continuas en la espalda.

5. Cólicos

Son contracciones en el abdomen del bebé, que le hacen llorar inconsolablemente. Algunos son más propensos a sufrir cólicos que otros. Por lo general, aparece en horas de la tarde y mejora después de los 3 o 4 meses.

El principal síntoma es un llanto incontrolable, situación desesperante también para los padres. Con el tiempo, aprenderás a distinguir los motivos por los que tu bebé llora.

-Solución: Mantén la calma y consuela a tu pequeño. En el mercado hay gotas para aliviar el cólico (consulta primero con tu pediatra) o también puedes intentar más “remedios de la abuela”. Prueba también con masajes en la barriga, siempre en dirección de las agujas del reloj, y observa su reacción. 

6. Rasguños en la cara

Los bebés nacen con las uñas largas y tocan mucho su cara. Durante los primeros meses es muy común que se rasguñen

-Solución: Corta sus uñas con una tijera punta roma (cuando estén dormidos suele ser más fácil). Los mitones también ayudan a proteger sus caritas.

7. Caída del cabello

Es frecuente en los recién nacidos que se les caiga un poco el cabello. Al poco tiempo verás como vuelve a crecer

8. Costras en el cuero cabelludo

Igualmente, se puede observar una capa de costras color amarillo en el cuero cabelludo. Esto ocurre por la actividad de las glándulas entre las 5 y 6 semanas.

-Solución: Frota su cabeza usando un algodón con aceite de bebé y pásale un peine. Poco a poco verás como se desprenden las costras.

9. Acné miliar

Son pequeños puntos blancos que aparecen en el rostro del bebé. Se producen por las hormonas que reciben de mamá durante el embarazo. También pueden aparecer puntos rojizos, que se conocen como acné infantil.

-Solución: Desaparecen solas en cuestión de semanas. No debes aplicar cremas ni aceites.

10. Constipación

Algunos bebés, especialmente los alimentados con fórmula, pueden presentar heces duras. Otra señal es lloran, pujen o se pongan muy rojos cuando hacen popó.

-Solución: Consulta con tu pediatra para identificar la causa y el tratamiento.

(Con información extraía de “Entendiendo a tu bebé: Los primeros doce meses” del Dr. Tony Manrique Guzmán)