Browsed by
Author: Happy Sloppy Mom

hola como estas
Packing list: Qué empacar para un viaje a la playa

Packing list: Qué empacar para un viaje a la playa

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

¡Llegó la Semana Santa y esta familia se escapa a la playa!

Además de que tengo tanto tiempo sin tomar sol que pareciera que me hecho cloro en lugar de jabón, estoy súper emocionada porque es el primer viaje de #BabyNachito y será su primera vez en el mar.

Pero antes de esa felicidad, viene el momento que para muchos es tedioso: hacer maletas. Como mamá primeriza, quise evitar ser la típica que se lleva mil cosas y solo usa tres. Así que diseñé esta lista con lo que considero esencial.

La dividí en categorías, según las cosas que utiliza Ignacio en su día a día y las que necesitaría en la playa. Cuando regrese, les cuento qué tan “básica” es realmente esta lista.

Recuerda que debes adaptarla a tus necesidades, tomando en cuenta por ejemplo la cantidad de días que dure el viaje o dónde será la estadía.

DESCARGA AQUÍ LA LISTA

Por qué enseñar hábitos verdes a los pequeños

Por qué enseñar hábitos verdes a los pequeños

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Estas efemérides como el Día del Agua siempre me hacen reflexionar. Así como el Día de la madre o San Valentín, son fechas que se deberían celebrar durante todo el año, ¿o solo el 22 marzo nos importa el agua?

 

No soy Leonardo DiCaprio ni embajadora de la WWF, pero viendo paisajes como el Salto Ángel, Los Roques, el Everest o el Gran Cañón, entre muchísimos otros, ¿quién no quisiera hacer lo mínimo para cuidar el ambiente

 

Ahora que soy mamá pienso aún más en el planeta tierra. Primero, porque ella también es madre. Y a pesar de que nos llenó de regalos, sus hijos la maltratamos, sin darnos cuenta de que el daño nos lo hacemos a nosotros mismos.

 

Segundo, porque no quisiera ver a #BabyNachito en alguna escena de “El Día Después de Mañana” o de “Wall-E”. Los desastres naturales que pueden acabar con la tierra pueden pasar mañana, dentro de 10 años o en el próximo siglo. Sea como sea, puede afectar a mi hijo, o a sus hijos, o a los hijos de sus hijos.

 

Una de las mejores maneras de preservar el ambiente es enseñándole a los pequeños a amar, cuidar y respetar a la madre tierra. Pero cómo lograrlo en una generación que nació en la tecnología. ¿Negársela como si no existiera? Imposible.

 

Antes criticaba a las mamás que dejaban a los niños con la tablet de niñera. Ahora escribo este post desde mi smartphone mientras mi hijo juega con mi (su) iPad.

 

Soy de redes sociales por profesión, de blog por hobby y no puedo vivir sin mi celular. ¿Cómo negarles tecnología a los niños? Sí creo que hay que dejarlos aprender lo bueno de ese mundo digital, después bajo supervisión, con horarios, con normas. Después de todo, es el futuro. Pero también hay que enseñarles ensuciarse de tierra.

 

Antes de enseñarle a reciclar o a apagar las luces que no está usando, hay que enamorarlos de la tierra, del agua, de las plantas, de los animales, de la luz de las estrellas, del viento en los árboles, de las olas del mar y hasta de su gente.

 

Primero nos tenemos que conectar con el suelo que pisamos, especialmente en este pedacito de tierra bendecido por Dios llamado Venezuela. Todo lo demás, simplemente fluye.

#FitMom Qué empiece el reto #RecuperaElJean

#FitMom Qué empiece el reto #RecuperaElJean

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Uno de los “problemitas” con los que tenemos que lidiar después del embarazo es con los kilos de más. Bueno, no todas, porque algunas quedan hasta más buenas que antes. En mi caso, un año después, los kilos viven y la lucha sigue.

Dos meses después de que naciera #BabyNachito ya tenía casi 10 kilos menos. El problema empezó cuando mi consultora de lactancia me dijo “puedes comer lo que quieras, no va a afectar a tu bebé”, y comer de todo ha sido nutritivo para el bebé… el de pizza que me está creciendo en la panza.

He estado luchando, subiendo y bajando de peso, y llegó uno de esos momentos en los que se debe tomar una firme decisión. Vi lo que me gusta llamar la “escala de jeans”.

Retrocediento aún más el tiempo, yo era una adolescente con sobrepeso, que fui también subiendo y bajando hasta que lo hice de manera definitiva. Me veía y sentía mejor que nunca y durante el proceso fui cambiando la talla de mis jeans.


Cuando comparé mi “jean de gorda” con el “jean de lo más delgada que he estado”, supe que había tocado fondo. Como dicen que si uno comparte su proceso, se motiva a obtener resultados, inventé el reto #recuperaElJean.

La meta es cada mes “recuperar” un jean, ir bajando en la escala de tallas. ¿cómo lo voy a lograr? Como dije en mi post sobre alcanzar mis metas del 2017… con un cambio de hábitos.

Vamos a llamarle etapa 1: transición a un estilo de vida saludable

-comer saludable: 5 comidas al día cada 3-4 horas que incluyan proteínas, vegetales y todo lo que manda Sascha.

-Hacer ejercicio: la parte más difícil por un tema de tiempo. Antes me encantaba caminar y hacer cualquiet actividad física. Ahora me desmayo subiendo una escalera. Más que hacer ejercicio, la meta es dar cinco pasos sin morir en el intento.

-tomar te verde e infusiones: el agua es clave, no solo para perder peso sino para cualquier aspecto de la salud. Los té y las infusiones tienene sus efectos positivos en el organismo, además que variar el sabor del agua

-tenebuno o dos cheat meal a la semana: depende de la ocasión

Hay muchos truocos para perder peso, muchas diettas locas. Pero esa magia se puede esfummar con el tiempo. La alimentación y la actividad física son la base de un cuerpo saludable.

A través de las redes les iré contando mi camino. Por favor, siéntanse libres de regañarme si un día no quiero hacer ejercicio o si me excedo con los cheat meal

Primeros días de lactancia materna: Lo bonito, lo malo y lo feo

Primeros días de lactancia materna: Lo bonito, lo malo y lo feo

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Entre las grandes preguntas que te haces (o que hacen los “opinólogos”) cuando llega tu bebé, siempre destaca “¿le vas a dar pecho o fórmula?”. Para mí, el tema de la lactancia materna puede desviarse, incluso ser radical.

Existen personas que satanizan la leche artificial, como si fuese lo peor que una madre le puede hacer a su hijo. Por otra parte, hay quienes no creen en los beneficios de la leche materna o creen que solo sirve durante las primera semanas.

Aunque se han hecho muchos estudios, hay mucha ignorancia, hay gente haciendo un trabajo importante a favor de la lactancia materna y gente metiche, lo cierto es que esa decisión le pertenece a cada madre, pero ese tema es para otro post.

Hoy les quiero contar mi experiencia durante los primeros días. Desde el embarazo estaba decidida a dar lactancia materna exclusiva, porque sí creo que es el mejor alimento para los bebés. Me preparé de todas las maneras posibles, leí, investigué, fui a cursos, pero cuando llegó el momento, me congelé.

Por suerte, el papá de #BabyNachito sí se acordó de la clase de cómo colocar al bebé (pregúntenle si se acuerda de algo que aprendió en la universidad), y nos visitó una querida amiga que fue consultora de lactancia.

Ambos me brindaron apoyo. El primer día no tomó mucho, me “desleché” como un grifo que dejaron abierto. Poco a poco, mi peque fue agarrando el pecho. Era algo nuevo para ambos.

En la primera semana, lloraba cada vez que le daba de comer, estaba convencida de que no tomaba lo suficiente. Tenía pezones planos, otro término que jamás pensé que existía, pero decidí no comprar la tetina para el pecho.

Hasta me dio mastitis, pero poco a poco nos fuimos adaptando. Asistí al consultorio de unas de las mejores consultoras de que me enseñó todo lo que necesitaba saber. Y disfrutamos poco más de un año de lactancia materna, mixta a partir de los 8 meses.

Lo bonito:

-Se forma una increíble conexión entre mamá y bebé.

-Papá también puede formar parte de este lazo, acariciando a mamá y bebé, hablándoles, cantando. Cualquier cosa que les haga sentir seguros, amados y felices, hará que esa comidita sea más rica.

-Como si hacer un bebé y traerlo al mundo no fuese suficiente, sentí mayor respeto por el cuerpo humano… por mi cuerpo… al ver que es capaz de alimentar y nutrir física y emocionalmente.

Mi #flashbackfriday cuando empezamos el curso de #masajeinfantil ♡ #BabyNachito no solo toma pecho cuando tiene hambre. También cuando tiene sueño, miedo o tiempo sin verme 👶La conexión mamá-bebé es impresionante y se transforma a medida que pasan los meses, pero papá también forma parte de la #lactanciamaterna👪Aquí @djcrissvzla le estaba haciendo masajes en una pierna y el enano estaba drogui de relax😂Gracias porque me haces sentir más cómoda y por tus caricias a Ignacio. Y gracias a todas las personas que de una manera u otra han favorecido nuestro proceso. En la #SemanaMundialDeLactanciaMaterna también celebro por esos papás, tías, abuelos, amigas que defienden y apoyan la lactancia #SMLM #SMLM2016 #worldbreastfeedingweek #freetheniple #breatsfeeding #momlife Foto: @yleana.acosta en @homework.vip

A post shared by Ana María Sandoval (@anamsandoval17) on

Lo malo:

-La lactancia materna es demandante. El cuerpo se cansa más rápido, se debe cuidar mucho lo que se consume, debes parar de hacer cualquier cosa que estés haciendo si a tu bebé le da hambre.

-La sociedad, que dice que debes taparte porque es algo asqueroso, aunque modelos y actrices haciendo topless es “arte” o “sexy”, aunque en Venezuela no es algo que cause rechazo.

-Los babosos, que buscarían cualquier ángulo en el que no se atraviese la cabeza del bebé para poder ver una bubie.

 

Lo feo

-Pierdes tus bubies para siempre. Depende de cada mujer y cada cuerpo, pero por lo general salen afectadas. Las mías pasaron por unas mastitis y varias mordidas.

¿No creen que el papá de la criatura que me las expropió debería comprarme unas nuevas? Quizá esto también es tema para otro post.

El punto es que la lactancia materna no es juego, pero al final todo vale la pena.

 

Viendo el lado positivo de ser papá joven

Viendo el lado positivo de ser papá joven

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Muchas veces escucho en la calle o de personas conocidas: ¡Qué joven eres para ser papá!

Con el pasar del tiempo, hemos podido sobrellevar ese juicio o etiqueta que las personas nos ponen; sí, somos padres jóvenes, una pareja de 23 y 24 años que intenta criar y educar a un gordito dentro de un entorno sano y feliz.

En este breve y peculiar post, dejaré mi perspectiva de la crianza, a cargo de padres jóvenes, porque ahora la sociedad te dice la edad para tener hijos (sí, claro).

– Puedo ser el papá joven y divertido para mi chamo, lleno de energía para todas sus travesuras y aventuras

– Estar al día con la tecnología y todos los métodos novedosos para su educación, formación e incluso diversión (punto para el papá en la onda)

– Tengo los conocimientos más frescos al momento de ayudarlo con alguna tarea (sí, porque apenas tengo 24 añitos)

Te amo #IgnacioAndres #BabyNachito

A post shared by DJ Criss Andrew (@djcrissvzla) on

– Dicen que no disfruto de mi juventud, luego recuerdo que cuando el niño esté más grande, todavía tendré la energía para hacer cosas de adultos y se me pasa, (mientras los demás adultos apenas empiezan el proceso de paternidad)

– Como mi hijo me verá joven, quizás tenga más confianza en decirme y contarme las cosas, seré su mejor amigo, pero con autoridad

– Evitaré el bullying de los compañeros de mi hijo, porque no me dirán viejo (no seré el “viejo ese fastidioso”)

– Y algo muy importante, disfrutamos más de él y sus aventuras, no seremos unos viejos criando un muchacho.

Este pensamiento positivo, me ha hecho ver la crianza de mejor manera, sin importar lo que otros digan, si eres papá y crías con amor, lo demás viene por añadidura.

No pretendo ser experto, no pretendo ser perfecto… solo cuento mis historias y anécdotas como papá.

15 cosas que preparar antes de la llegada de tu bebé

15 cosas que preparar antes de la llegada de tu bebé

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Creo que nos referimos al embarazo como “la dulce espera”, no por el resultado final, sino por los 9 meses de tranquila preparación (o en los que podemos dormir o bañarnos con calma)

Llega el gran día, tienes a tu bebé en brazos, ¿y ahora?

Estos tips te pueden ayudar a dejar algunas cosas listas para poder dedicarte por completo a tu retoño.

1. Haz tu plan de parto

Más allá de que sea natural o cesárea, debes repasar con tu obstetra todos los detalles sobre el parto. Esto incluye el papeleo necesario, cada paso del procedimiento, los días de recuperación en la clínica, lo que debes llevar, etc. Tú y tu pareja deben tener consentimiento e información sobre todo lo que ocurrirá.

2. Instala el cuarto del bebé

Esta es una de las partes más divertidas, pero recuerda que no hay prisa. no tiene sentido tener un cuarto listo llenándose de polvo por meses. Ve armando poco a poco, definiendo dónde va a dormir, dónde y cómo lo vas a cambiar, dónde guardarás sus cosas, y el mes antes prepara los arreglos definitivos.

3. Empaca las maletas

Entre el séptimo y octavo mes, es recomendable ya tener listas las maletas para la clínica con todo lo necesario para ti, tu bebé y tu acompañante.

4. Infórmate sobre cuidados de recién nacidos

Así como preparaste su cuarto, prepárate tú para la maternidad. Bueno, nada realmente nos prepara para eso, pero puedes aprender los cuidados básicos de un recién nacido. Busca información en libros, páginas o blogs confiables, apps o cursos.

5. Haz un mercadito

Compra todo lo que necesites para los primeros días. Esto incluye comida, medicamentos, pañales, artículos de higiene y limpieza. Así te puedes ahorrar un viaje innecesario al súper con un bebé recién nacido.

6. Deja un menú en la nevera

Luego de que hagas el punto 5, llena tu nevera de comida congelada. La alimentación es más importante que nunca para todos en casa, pero no hay mucha energía para cocinar. Deja algunos platos preparados para los primeros días.

¿Cuándo vienes, bebé? Te queremos conocer ya!👶💏💕 @djcrissvzla #Baby #BabyBump #37weeks #bumpie #selfie #family

A post shared by Ana María Sandoval (@anamsandoval17) on

7. Ten una “baby moon”

Es como una luna de miel (honeymoon), pero especial para antes de que llegue el bebé. Haz un viaje, ten una escapada o date especial con tu pareja en sus últimos días siendo “solo ustedes dos”.

8. Prepara a tus hijos mayores

Si es el caso y dependiendo de la edad, hazle saber que ya viene su hermanito menor. Asegúrate de que no se sienta desplazado, comparte tiempo con él, dale seguridad y evita celos o molestias. Algunos padres le dan un regalo a los más grandes de parte del que acaba de llegar. Organiza quién lo va a cuidar durante los primeros días.

9. Limpia la casa

Prepara también tu hogar. Lava toda la ropa, los platos, saca la basura, organiza lo que pueda estar fuera de lugar. Esto te dará más armonía cuando llegues con el bebé.

9. Compra un cuaderno o un álbum

o ambos. Un cuaderno para anotar un diario de las cosas importantes. No solo lo tendrás de recuerdo, sino que te ayudará a responder preguntas del pediatra. El álbum o baby book para guardar sus fotos.

10. Carga las cámaras o contrata a un fotógrafo

Cualquiera de las dos opciones es válida, siempre y cuando tengas la aprobación de tu médico. Lo seguro es que vas a querer capturar ese momento y es mejor planificarlo por adelantado.

11. Haz una lista de visitantes

Conversa con tu médico sobre las visitas y decoraciones para la habitación, si así lo deseas. Haz una lista de las personas prioritarias a las que quieres informar y que te gustaría que te visiten primero.

12. Consulta con tu seguro

Averigua con tu seguro cómo es el procedimiento para incluir a tu bebé en la póliza, los costos y beneficios.

13. Busca un pediatra

El bebé debe asistir a su primera cita dentro de los 7 días de nacido, por lo que puedes ir seleccionando a su doctor. Evalúa su experiencia, recomendaciones, clínica donde atiende y distancia de tu casa.

14. Prepara a tu mascota

Si es el caso y depende de la mascotas, especialmente perros y gatos. Conversa con tu veterinario sobre cómo puedes prepararlos.

Y por último, y no menos importante…

15. ¡DUERME!

Porque no vas a dormir igual más nunca en tu vida.